Beneficios de los cursos virtuales

Actualmente vivimos épocas muy diferentes a las de algunas décadas atrás. No solamente en el aspecto social y económico sino también en el educativo. Con el desarrollo del internet en lo referido a su mayor velocidad y mejor acceso, el uso masivo de los smartphones, el abaratamiento de las telecomunicaciones, el desarrollo de nuevas teorías educativas y el éxito de startups como coursera, udemy y edx, el panorama de la educación ha cambiado radicalmente, de tal forma que sin temor a equivocarme creo que podría afirmar que estamos asistiendo a una época de revolución educativa.
En plena era de la información como algunos la llaman, sabemos que la educación, la buena educación, marcará la diferencia en el éxito económico no solo de las personas sino también de los países en general. Así, aquellas personas que hayan desarrollado las habilidades necesarias a través de la educación serán quienes tendrán éxito económico, del mismo modo que aquellas sociedades que hayan invertido lo necesario en educación serán quienes tendrán éxito en su desarrollo.
Bajo este panorama vemos que la educación no presencial (virtual, online, bajo demanda, etc) va ganando terreno cada vez más. Con la ámplia oferta educativa de este tipo de educación que tenemos actualmente las personas le van perdiendo el miedo, que es el normal y entendible miedo a lo desconocido, llegando a darse cuenta de que este tipo de educación bajo la forma de cursos virtuales (en inglés lo llaman MOOCS que es el acrónimo de Massive Open Online Courses) pueden ser tan efectivos que los cursos presenciales. Mi opinión personal es que pueden llegar a ser más efectivos, aunque mucho dependerá del estilo de aprendizaje que tiene cada persona. Lo cierto es que en ciertas momentos o circunstancias los cursos virtuales son la mejor opción que tenemos.
En este post quiero mostrarles algunos de los beneficios de los cursos virtuales que, en un momento u otro, si no es que en todo momento, ustedes tendrán.

Mejores Precios.
Al no tener auditorios que pagar (el espacio cuesta caro), al no tener coffee breaks que servir, ni materiales que entregar, ni coordinadores que trasladar, normalmente los precios de los cursos virtuales son mucho menores ya que estos ahorros se pueden trasladar al estudiante.

Ahorro de tiempo y dinero.
Cuando uno evalúa llevar un curso presencial un error frecuente es considerar solamente el precio del curso. Sin embargo, uno debe pensar además en el tiempo que uno invierte en movilizarse. Por ejemplo si uno toma un curso de 4 clases y nos toma 1 hora en llegar al auditorio y 1 hora en regresar a nuestra casa, entonces son 8 horas adicionales (un día de trabajo) invertidas solamente en movilizarnos, luego calculemos lo que nosotros podemos ganar o producir (en términos económicos) en esas 8 horas. Lo que resulte debe ser sumado al precio del curso y ese monto es el precio real del curso. Esto no sucede si tomamos un curso virtual.

Elige cuando estudiar.
¿Usted rinde más por las mañanas o por las noches? ¿Los fines de semana son el único tiempo que tiene disponible y todos los cursos presenciales son días de semana? ¿Entre un cliente y otro dispone de 1 hora libre? Con los cursos virtuales uno va avanzando conforme tenga el tiempo necesario y ahora incluso si siquiera necesita una laptop, su curso está en su teléfono celular.

Flexibilidad para realizar las tareas.
Mientras que en un curso presencial normalmente hay una fecha límite para hacer una tarea y a veces se nos hace imposible cumplirla, en un curso virtual esto no ocurre ya que podemos completar esta tarea cuando nosotros lo decidamos y de acuerdo al tiempo del que dispongamos.

Justo cuando lo necesitamos.
Normalmente tomamos un curso virtual cuando realmente lo necesitamos. Quizá tengamos un proyecto nuevo y necesitemos aprender rápido una habilidad, quizá tengamos una exigencia regulatoria y necesitemos certificarnos en un corto tiempo, Hay muchos motivos por el cual necesitamos tomar un curso ahora mismo y el curso virtual justo está allí.

Personalización de tu aprendizaje.
En un programa presencial, la secuencia es A,B,C,D pero en realidad YO necesito ahora D, luego A, después C y finalmente B. Eso es justo lo que obtienes con un curso virtual, que lo puedes avanzar de acuerdo a tus necesidades específicas.

No pierdes clases.
Es Martes 7 pm, demoraste una hora en llegar a tu clase y se te presenta una emergencia y tienes que ir volando a tu casa. Perdiste la clase y la hilación del curso. ¿Suena familar? Pues ocurre. Eso no pasa en tu curso virtual, la clase está grabada y la puedes repetir una y otra vez hasta masterizar el tema.

Estos son solo algunos de los beneficios que tiene el llevar un curso virtual y por eso que se vuelven tan atractivos. No digo que no tengan objeciones, seguro las tienen como por ejemplo que la falta de contacto personal puede hacer que para algunos estudiantes la motivación sea menor que la de un curso presencial, pero cada vez las objeciones son menos pues la tecnología ayuda a superarlas y los beneficios son cada vez más como estos que les he comentado hoy.
Hasta el próximo post,

NESTOR TENORIO
Director
Escuela de Estudios Farmacéuticos

Deje su Respuesta

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *